Humano de nacimiento, pingüino por convicción.

Cafeinomano, procrastinador y soñador, seguidor de cientos de blogs y comentarista en muy pocos, programador de profesión y blogger por afición, de carácter sarcástico y quejumbroso.

De ego mediano tirandole a enorme, con mente de ingeniero y corazón de artista.